Anuncios

Buena Lectura

Leí el siguiente artículo esta semana, y se los recomiendo.  Es una buena ayuda al evaluar los ministerios en nuestras iglesias.

Hno. David

 

¿Qué Es lo que Mueve a Su Iglesia?

Por el Pastor Rick Warren

3 de junio 2017

Cuando escribí el libro La Iglesia Con Propósito, hice la osada afirmación de que cada iglesia es movida por algo.  Esto sigue siendo una verdad, y usted debe decidir qué moverá a su iglesia.

Muchas iglesias son movidas por la tradición.  Otras por personalidades y política.  Aún otras son movidas por deudas, por la estructura de sus edificios, o por una estructura ministerial tan grande e inflexible que hace difícil un crecimiento fresco.

Sin embargo, las iglesias saludables son movidas por los propósitos de Dios.  Estas iglesias se enfocan en el Gran Mandamiento y la Gran Comisión, y descubren que Dios quiere que su iglesia lleve a cabo estos cinco propósitos:

  • Adoración – Iglesias saludables magnifican el nombre de Jesús en todo lo que hacen.
  • Evangelismo – Iglesias saludables se enfocan en la misión de introducir a Jesús a la gente que no lo conoce.
  • Compañerismo – Iglesias saludables incorporan a la gente en la familia de Dios, la iglesia.
  • Discipulado – Iglesias saludables ayudan a cada persona a ser más como Cristo.
  • Ministerio – Iglesias saludables ayudan a la gente a descubrir sus dones espirituales, su corazón, sus habilidades, su personalidad, y sus experiencias para servir a otros.

Mover a su iglesia hacia un crecimiento saludable no dependerá en iniciar muchos programas y ministerios nuevos.  Dependerá en diseñar y trabajar un proceso para formar discípulos enteramente maduros y producientes, para que ellos:

  1. incluyan a la gente de la comunidad en su grupo de conocidos,
  2. incluyan a su grupo de conocidos en la congregación,
  3. y que personalmente se comprometan a formar parte del núcleo de su iglesia.

Estos son los conceptos bíblicos básicos detrás de lo que significa ser una iglesia con propósito.  La iglesia puede crecer numéricamente, pero también debe crecer en profundidad, en amplitud, en cariño, y en fortaleza.

Al comenzar a evaluar este año ministerial que ha pasado, hágase esta pregunta: ¿qué nos ha movido este año?  Si la respuesta es algo más que los propósitos de Dios, ¡hoy es un buen tiempo para re-enfocarse y alinear el ministerio de su iglesia con el corazón y los propósitos de Dios!